Un pozo de agua es un hueco en la tierra que tiene como objetivo interceptar acuíferos o mantos de aguas subterráneas. Existen distintos tipos de pozos, clasificados de acuerdo con el método con el que fueron construido. Por ejemplo: pozo excavado, taladrado, a chorro, clavado y perforado.


En el caso de los pozos profundos, se debe considerar la localización, entubado, engravillado, sellado sanitario, pruebas de bombeo, instalación de equipos de bombeo y método de perforación(el hueco que se hace en la tierra, atravesando estratos acuíferos y no acuíferos). Es importante destacar que un mismo pozo puede requerir diferentes técnicas.

La perforación por percusión se basa en la caída libre de un peso con una sucesión de golpes rítmicos dados contra el fondo del pozo. Por su parte, la perforación por rotor  se caracteriza porque una broca gira o rota, cortando, triturando o volteando las distintas formaciones. Las herramientas son empleadas de acuerdo con el tipo de terreno.

Los pasos para llevar a cabo la perforación incluyen:

  • Ubicar el pozo
  • Montar el equipo
  • Realizar la pre-perforación
  • Perforación
  • Entubado del pozo
  • Limpieza del pozo
  • Activación del pozo


¿Quieres sabes más del tema? Llama GEOCA, donde somos expertos en la perforación de pozos y su equipamiento. ¡Contáctanos!

Con información de El Heraldo y Manual de Perforación de pozos y equipamiento con bombas manuales.